materiales-herramientas 23 de agosto, 2018

Terras de San Marino: ladrillos con tecnología europea

Juan Guillermo Henao Zapata, es el   gerente de la empresa Castelus Colombia, que empezará a producir novedosos ladrillos de la marca Terras de San Marino, a partir de enero de 2019, en una fábrica totalmente automatizada.
Juan Guillermo Henao Zapata, gerente de la empresa Castelus Colombia.

Terras de San Marino es la marca de productos cerámicos como el ladrillo que a partir de enero de 2019 empezará a producir la empresa Castelus Colombia, que cuenta con capital de inversión español y participa en la edición 23 de la feria de construcción ExpoCamacol 2018.

Para desarrollar el proyecto contaron con la orientación de Proexport  hoy en día Procolombia, que contaba con estudios de mercado que  indicaban  que en la industria de la construcción sobre todo en el tema de materiales había muchas necesidades insatisfechas.

Basados en esos estudios empezaron a mirar el mercado de productos de la construcción y vieron que en el sector de la cerámica, en los productos que son hechos a partir de la arcilla había un grado de atraso en la industria nacional bastante considerable y que era factible realizar una transferencia de tecnología, que es hacer un proyecto invirtiendo en traer al país la tecnología más avanzada disponible que esté en otro lugar del mundo, en este caso de Europa.

"Este proyecto es totalmente tecnificado lo que nos permite garantizar calidad, uniformidad y estabilidad en todos los parámetros de calidad  para producciones en series masivas, dándole al constructor un producto uniforme en medida, tamaño y propiedades”, señala el gerente de la empresa Castelus Colombia.

En este momento se está terminando  la construcción de las obras civiles de la fábrica, ubicada en el municipio de Amagá, a 40 kilómetros de Medellín y en el proceso de montaje de maquinaria el cual dura aproximadamente 4 meses, para salir al mercado con la nueva marca de ladrillos empezando el año 2019.

La fábrica es totalmente automatizada controlada por cálculo numérico computarizado desde el principio hasta el final del proceso, en el que no interviene ninguna mano humana para hacer mezclas, controlar molinos, o realizar procesos de cocción o secado.

“El proceso está controlado por computador que se ocupa de que todas las máquinas de la fábrica estén funcionando en cada momento, según lo que se esté produciendo; contamos con un estándar tanto de tecnificación como de automatización típico del que hay en Europa”, afirma Henao.

 

Boletín de Noticias

Reciba las últimas noticias y novedades del sector