sostenibilidad-rse 6 de junio, 2018

El buen negocio de las edificaciones sostenibles

La construcción sostenible no es más costosa que la tradicional, sino que se debe realizar una inversión anticipada, la cual se repaga en valor agregado en el tiempo, asegura Andrés Arango, gerente de la constructora Urbanum y presidente de la junta directiva de Camacol Bogotá y Cundinamarca.
Andrés Arango, gerente de la constructora Urbanum, y presidente de la junta directiva de Camacol Bogotá y Cundinamarca.

La construcción de edificaciones sostenibles como la entendemos hoy es ecoeficiente, responsable con el medio ambiente, huella de carbono baja, uso de materiales locales, pero la gente asocia que ser sostenible es más costoso y hay que entender que no es así, sino que se debe realizar una inversión anticipada, la cual se repaga en valor agregado en el tiempo.

Implementar la recirculación de aguas lluvias o energías limpias en una obra, vale un poco más como inversión previa, pero el promotor  recupera el dinero vendiendo un mejor producto que va a entregar mayor bienestar y calidad de vida.

“El costo de operación de una edificación limpia y sostenible es más barato, entonces las inversiones se repagan como flujos de caja a tres, cinco, diez, o quince años; en la medida en que profundicemos en este tipo de prácticas verdes, los costos empiezan a bajar y este tipo de construcción se comienza a democratizar”, señala Andrés Arango, gerente de la constructora Urbanum y presidente de la junta directiva de Camacol Bogotá y Cundinamarca.

Y es que para vivienda de estratos altos el impacto de los costos de las especificaciones sostenibles es muy bajo, pero cuando baja el espectro y se llega  a los  70 salarios mínimos, a la Vivienda de Interés Prioritario, VIP, los costos de la sostenibilidad aumentan, convirtiéndose en el próximo reto por afrontar.

“Es necesario hacer un acuerdo con el Gobierno a través de subsidios, beneficios normativos o tributarios que motiven a los constructores a desarrollar viviendas sostenibles baratas, asequibles a los clientes a muy bajo costo, y eso depende de la industria, de la reglamentación, de la política pública y de la conciencia de los promotores de que esto es buen negocio”, indica  Arango.

 

Boletín de Noticias

Reciba las últimas noticias y novedades del sector