actualidad 5 de junio, 2018

Primeras capturas por proyecto Aquarela de Cartagena

Por atentar contra el patrimonio histórico de Cartagena, fueron capturados un curador urbano, un arquitecto y el representante legal del Proyecto Aquarela, ubicado en inmediaciones del Castillo de San Felipe.
Proyecto Aquarela - Crédito foto: www.kienyke.com

En la mañana de hoy fueron capturados el curador urbano No. 1 de Cartagena, Ronald Llamas; el arquitecto Claudio Restrepo; y Lucas Tamayo, representante legal del proyecto Aquarela. Este caso había sido priorizado por el Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez Neira, en sus recientes visitas a esta ciudad.

Este proyecto, en total, contemplaba la construcción de 9 torres de 30 pisos cada una. Al parecer, el curador entregó la licencia sin el análisis riguroso para medir el impacto real que esta obra tendría en una zona de periferia histórica que convierte a Cartagena en Patrimonio de la Humanidad; adicionalmente, emitió 9 licencias para la primera etapa sin la aprobación del Consejo Nacional de Monumentos, requisito indispensable para realizar obras en esta zona protegida.

Los presuntos implicados habrían argumentado la construcción de vivienda de interés social para levantar edificaciones de más de 6 pisos de altura; actuación que vulnera las disposiciones del Plan de Ordenamiento Territorial (POT).

De otra parte, la fiscal del caso demostró que algunos beneficiarios de la urbanización Aquarela eran los mismos constructores, lo que abiertamente quebrantó el espíritu de los programas de interés social de Gobierno Nacional que buscan dignificar las condiciones de vivienda de las personas de escasos recursos.

En las inspecciones los investigadores constataron que las edificaciones afectaban el paisaje y representaban un daño irreversible a los recursos naturales, ya que alteraban las condiciones de hábitat de las especies y dificultaban la reproducción y desplazamiento de las aves, lo que trastocaba el ecosistema y el equilibrio ecológico.

El señor Ronald Llamas habría expedido las licencias para la construcción de 5 torres, cada una de 30 pisos y capacidad de 940 apartamentos, en el sector de Torice, sin tener en cuenta la afectación al patrimonio histórico, cultural y ambiental, que pusieron en riesgo la conservación del Valor Universal Excepcional que sustenta la inscripción de Cartagena en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco. Los delitos a imputar a Llamas son urbanización ilegal y prevaricato por acción.

Por su parte, el arquitecto Claudio Restrepo presuntamente diseñó los planos, tramitó y firmó toda la documentación para la realización del proyecto Aquarela. Este trabajo lo hizo ante entidades como la Curaduría Urbana N° 1, Corvivienda, el Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena, Planeación y demás entidades distritales involucradas en este proceso. Los delitos a imputar a Restrepo son urbanización ilegal u daño en los recursos naturales.

En cuanto a el representante legal del proyecto, Lucas Tamayo, era también el encargado de Constructora Calle 47 y fue capturado en la ciudad de Medellín. Los delitos a imputar a Tamayo son urbanización ilegal y daño en los recursos naturales.

Este se convierte en un caso significativo para Cartagena, por la salvaguarda que se hace del patrimonio histórico y cultural, y la rápida acción en defensa del mismo.

Fuente de información:Fiscalía General de la Nación.

Boletín de Noticias

Reciba las últimas noticias y novedades del sector